La semana pasada acompañé a un amigo a realizarse un chequeo médico y el doctor lo envió a realizarse una resonancia magnética para verificar que sus dolores de cabeza y unas punzadas en el abdomen no era nada malo. Salimos del consultorio y mientras nos dirigíamos a buscar unos laboratorios en los que hicieran este examen para cotizarlo. Durante el trayecto noté que mi amigo estaba pensativo, incluso cabizbajo, así que le pregunté lo que le sucedía. Al principio me decía que nada que todo estaba bien, pero yo sabía que algo le estaba pasando e insistí. Con algo de pena me dijo que tenía miedo, que sabía que no era un examen doloroso, pero había veces que padecía de claustrofobia. Entonces decidí llevarlo al consultorio del doctor que atiende a mi familia para preguntarle todo lo que sucede en una resonancia.

El doctor confirmó lo que mi amigo me había dicho, que no es un examen doloroso, pero que puede resultar incómodo para varios pacientes, pues deben estar inmóviles durante el tiempo que dure el procedimiento, además de los pacientes que padecen fobia al encierro suelen sufrir demasiado al estar dentro del escáner. La solución en estos casos, dijo el especialista, se puede utilizar la sedación para dormir o tranquilizar al paciente y así hacer más llevadero el análisis. Pero son muy pocos los que necesitan de esto, menos de uno por cada 20 pacientes. También mencionó que será normal que sienta el área del cuerpo que analizarán ligeramente templada, pero que si esto se vuelve incómodo, lo mejor será informárselo al médico o al técnico. Enfatizó en el ruido que hace la máquina, que suele ser muy fuerte y podría estresar al paciente, por lo que recomendó que preguntara si había tapones para oídos o audífonos.

maquina 300x169 - ¿Qué pasa durante y después de una resonancia magnética?

A la hora de realizarse el examen mi amigo estará solo dentro de la máquina y con los extenuantes ruidos que provienen de ella; sin embargo, habrá un médico o técnico en una sala desde donde se podrá comunicar a través de un interfono bidireccional, además de que podrá ver y escuchar todo lo que sucede dentro de la máquina, para monitorear el estado del paciente y tratar de tranquilizarlo de ser necesario. Hay laboratorios y hospitales que permiten que los familiares o amigos del paciente estén en la misma sala que los especialistas, sobre todo los de aquellos pacientes que necesitan sentirse cómodos.

Para terminar nos dijo que hay casos en los que los pacientes necesitan que les inyecten material de contraste, el cual es a través de una intravenosa, lo que en muy pocos casos causa efectos secundarios graves, lo más común es una sensación de mareo muy leve o un pequeño enrojecimiento en el área donde se aplicó el líquido. Tras el estudio, si el paciente no necesitó de sedación, puede reanudar sus actividades con toda normalidad, sin necesidad de tener reposo, el cual se recomienda sólo si se durmió al paciente, ya que podría estar desorientado y dejarlo salir podría poner en peligro su integridad física.

Categories: Uncategorized

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *