¿Cómo hacer que las leyendas cortas urbanas de miedo?

leyendas cortas de miedo

Hoy en día los periódicos, revistas y hasta el propio Internet están llenos de leyendas cortas que dan miedo. Muchas de ellas han aparecido gracias a la proliferación de historias urbanas de terror.

Se aconseja que quienes quieran crear una crónica de este estilo, también los nombres de los personajes y la ubicación de tiempo y espacio. Si por ejemplo, lo que vas a relatar sucedió en una fábrica que se dedicaba a empacar productos enlatados, cambia la ubicación a un laboratorio.

También se sugiere que juegues con los elementos del clima. Las leyendas cortas que producen pavor en los vectores, a menudo utilizan una atmósfera melancólica. Es decir, puedes mencionar que en la noche en la que ocurrieron los sucesos, la lluvia no cesaba.

Una vez que ya hayas creado un primer borrador, leerlo en voz baja y luego cuéntale la historia a alguien que conozcas para evaluar su reacción. En caso de que dicha persona no se haya espantado tal y como tú lo esperabas, cambia algunos elementos, ya que puede ser que quitando o poniendo una nueva subtrama tu leyenda corta sea más atemorizante.

Una técnica que se utiliza al escribir historias de terror o leyendas de miedo es el ir dejando “pequeñas migas de pan” a lo largo del desarrollo de la historia, para que al llegar el clímax, el lector esté preparado para llevarse un gran susto.

Otro instrumento que se puede usar para crear una atmósfera terrorífica, es leer leyendas cortas a la luz de la luna o bien alumbrados con una fogata, tal y como se hace en los días de campo o en las reuniones de Día de Brujas.

Finalmente, puedes concluir tu leyenda con un final abierto. O sea, que cada uno de tus interlocutores le dé una interpretación a lo que sucedió luego de que terminaste tu relato.